Contenido SEO para una estrategia de posicionamiento

contenido seo

El contenido para el SEO es la base de todo posicionamiento y aunque principalmente Google –como rey de reyes entre los buscadores– recomienda que nuestros documentos redactados sean lo más largos posibles. La experiencia dice que es bueno alternar contenido SEO largo y otro no tanto.

Principalmente, debemos escribir sin rodeos. Al lector –nuestro principal valedor– le gustan las frases simples, sin florituras. Si algo lo podemos decir en un par de frases no debemos escribir cinco párrafos repitiendo lo mismo dicho de maneras diferentes.

Además, debemos tener en cuenta que un lector necesita encontrar alternancias en el texto para no caer en el aburrimiento. Por esta razón es muy importante introducir negritas, cursivas, subrayados, listas, subencabezados que dividan el texto, citas a otros artículos, imágenes o vídeos, ya que tendrán una importancia vital en el comportamiento de nuestro visitante, además de que nos ayudará a conseguir un contenido SEO más completo y por lo tanto de una calidad superior.

Escribir para las personas, no para los robots de Google

Todo lo anteriormente citado es importante cumplirlo, pero siempre adaptándolo a nuestras necesidades y sin abusar de los consejos.

La redacción de un blog o de los contenidos SEO de una página web deben ser funcionales. Es posible que si abusamos de todas las recomendaciones consigamos un posicionamiento inicial muy bueno, pero si nos obcecamos con caerle bien a los robots y a sus algoritmos, y no a nuestros usuarios, acabaremos cayendo y se diluirán nuestras visitas.

¿Sobre que escribir?

Normalmente, al comenzar un proyecto, tenemos muy claras las ideas y sabemos cinco o seis artículos que no pueden faltar en el blog que albergará nuestra web, pero, ¿y después? ¿De qué hablamos?

Es primordial saber qué es lo que quiere leer nuestros lectores. Para identificarlo, debemos estar día a día identificando los contenidos de éxito de la actualidad relacionados con nuestro tema.

Tener contento a nuestro público es primordial. En muchas ocasiones conseguimos generar contenidos SEO que logran un alcance alto en posicionamiento con lo que obtenemos un buen puñado de visitas. Otras ocasiones atraemos de manera inmediata a un público social con ganas de compartir tu valor en las redes sociales.

¿Lo ideal? Juntar ambos siguiendo la denominada técnica “contenido predictivo”. La explicación del nombre es fácil: realizaremos un estudio de lo que nos ha funcionado haciendo una previsión de lo que puede funcionar.

Estructurar el contenido SEO

No existe una ciencia exacta que nos diga una estructura perfecta para que nuestros contenidos SEO tengan éxito tanto para el usuario como para los buscadores, pero sí que existen ciertos pilares básicos que ayudarán a que tu artículo tenga una aceptación exitosa entre tus lectores y que además pueda cumplir con todos los requisitos que Google determina como buenas prácticas.

el contenido es el rey

Los títulos y subtítulos

El título de tu post debe ser llamativo para que ayude a que el usuario tenga ganas de entrar en tu página web.

Además, en el título es conveniente que aparezca la palabra clave principal de tu texto para que tanto los usuarios como los buscadores lo identifiquen de tan solo un vistazo.

En muchas plataformas de contenidos o CMS tenemos la posibilidad de escribir un título del artículo y otro como meta title que será el título que lea el buscador. Pueden no ser iguales pero sí deben ser muy parecidos. Esto nos abre más todavía el camino pudiendo mostrar al usuario un título llamativo que le invite a leer y otro título más orientado al posicionamiento que se centre exclusivamente en el posicionamiento.

A lo largo de nuestro texto podemos y debemos incluir subtítulos consiguiendo así una mejor estructuración del texto, una lectura más amena y un lugar donde albergar palabras clave dando también cabida a las palabras clave de longtail.

En el SEO, además, la estructuración debe ser coherente. Cada texto es recomendable que contenga solo un título principal (h1) (¿os imagináis una noticia de un periódico con varios titulares?) varios subtítulos (h2) y si ofrecemos más subapartados seguir bajando en la escala (h3, h4…).

Con esto contrasta más el gusto del usuario ya que un título largo suele tener un mayor engagement en las redes sociales, situación que también debemos tener entre ceja y ceja.

Primer párrafo y descripción

Es muy recomendable añadir una meta descripción. Una o dos frases que resuman el contenido del artículo que vamos a publicar. También es un buen lugar en el cual añadir palabras clave.

En caso de no añadir una descripción, Google, normalmente, obtendrá el primer párrafo del artículo, por lo que debemos tener muy en cuenta lo primero que escribimos en cualquier contenido SEO.

Por las mismas razones que acabamos de exponer para el uso de subtítulos en nuestros textos, debemos hacer un buen uso de negritas y cursivas.

No debemos abusar de ellas ya que un texto lleno de palabras destacadas acaba por no sobresalir nada.

URL del artículo

La dirección web de tu contenido SEO también cobrará verdadera importancia. Así, esto será un elemento que debemos orientar completamente a SEO suprimiendo preposiciones y demás elementos del mismo tratando que sea lo más corta posible y sin superar – a poder ser – un tercer nivel.

La URL de un artículo solo debe tener caracteres de la A a la Z (todos ellos en minúsculas), números y guiones altos que, como ya hemos comentado, Google interpretará como espacios.

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *